Seleccionar página

TALIBÉ

Cuando preparaba mi viaje a Senegal, me fascinó la historia de los Talibé. Sus padres los entregaban a los Marabús para escolarizarlos en las Daaras y que tuvieran una vida digna. A mi llegada, comprobé, no solo que no estaban escolarizados, sino que eran esclavizados y obligados a mendigar por las calles víctima de abusos y sometidos a trabajos expuestos a riesgos físicos y psicológico.

SUNU GAAL

Estoy solo en la llanura. Y en la noche. Con los árboles entumidos de frio. Los codos contra el cuerpo, se estrechan unos a otros. Estoy sólo en la llanura. Y en la noche. Con los gestos de desesperación patética de los árboles. Cuyas hojas han abandonado las islas de su elección. Estoy sólo en la llanura. Y en la noche. Soy la soledad de los postes telegráficos. A lo largo de los caminos. Desiertos.

Leopold Sédar Senghor

KARIBU

He visto morir a muchas personas y, a pesar de que una parte de mi actividad transcurre entre el dolor y el sufrimiento, lo peores momentos de mi vida tuvieron lugar en este viaje, en la primavera de 2015, no sólo por crudeza de lo vivido, una barbarie de violaciones y asesinatos, sino por la odisea de nuestro regreso, cuando tuvimos que poner pie en tres países diferentes hasta regresar a nuestro destino de partida.

QOYLLUR RITI

Los Ukukus, ataviados con sus máscaras, van descendiendo lentamente del nevado Conquepulke, a cinco mil metros sobre el nivel del mar, después de realizar sus rituales ancestrales, y de que los primeros rayos de sol iluminen la cruz que portan a cuestas. La ascensión ha sido la prueba física más dura de mi vida, pero la música, el baile y, también los latigazos, no cesan durante los tres días que dura la fiesta.

TINKU

Para quien no haya experimentado nunca la sensación de un gas pimienta entrando en tu garganta o gases lacrimógenos clavándose en tus ojos al grito de “gringo pelea”, no le recomiendo su visita a Macha en Bolivia, donde tiene lugar el Tinku, una ancestral y sangrienta tradición donde la muerte, la hoja de coca y el alcohol se convierten en un coctel molotov transformando la ciudad en un temporal ring de boxeo.

CUZCO

La majestuosidad de la ciudad desconocida. Lejos de las grandes metrópolis, las calles de la capital del departamento de Cusco, en la cuenca del rio Huatanay, esconde una de las más importantes ramificaciones de edificios coloniales, iglesias, palacios y plazas barrocas construidas bajo la soberanía de la corona española. Nunca imaginé que se quedara corto el calificativo de la “Roma de América”.

NEW ORLEANS

Mi viaje a la reina del Missisippi, durante un congreso de traumatología, me inspira a realizar estas fotografías de la ciudad que hoy rebosa vitalidad: música en todas partes, desfiles callejeros, el colorido carnaval, los barcos de vapor y una gastronomía única en el país. Sin embargo, hay algo que Nueva Orleans oculta y que te animo a conocer en mis instantáneas, su más preciado tesoro: los orígenes del Jazz.

Laissez les bons temps rouler

LAGUNILLAS

La calle es una cicatriz en mitad de ese maquillaje con el que se anda vistiendo Málaga. Es un tejido vivo y sangrante. Lagunillas. La Lagunillas de Paco Negre probablemente no sea Lagunillas, pero es la mejor puerta para entrar en ella y comprender su desafío, su espíritu rebelde y su enorme carga humana.  

Antonio Soler

LAS LUMINARIAS

Purificar los caballos con el humo, bajo la protección de San Antón, proviene de una tradición instaurada a finales del siglo XVIII tras una epidemia que diezmó la ganadería. Es posible que el humo se usara para combatir los parásitos del ganado. Decenas de hogueras se reparten por el pueblo, que pronto es invadido por un humo blanco, espeso, que te produce una conjuntivitis lacrimógena, aunque para la historia es mejor decir que se llora de la emoción.

EL CAMINO

Cuando llegué a Sanlúcar de Barrameda nunca pude imaginar que mi paso por Doñana, acompañando al “Simpecao”, fuera uno de los peores desafíos a los que me he enfrentado. Dos noches y tres días de humedad marismeña, esa que cala en los huesos, de polvo del camino y de cansancio acumulado que casi no me deja disfrutar del magnífico enclave por donde caminamos, mezcla de tres ecosistemas de incalculable valor ecológico.

IL KRAMPUS

El Krampus es un personaje mitológico, de aspecto demoniaco, con garras y cuernos, que atemoriza a los niños y niñas de Tarvisio, una pequeña ciudad al norte de Italia, frontera con Austria y Eslovenia. Esta tradición, recuperada hoy un día con un desfile en el cual los jóvenes retan a los Krampus a una pelea desigual hasta llegar a la Plaza de San Pedro donde el obispo libera a los fieles del demonio y del fuego comenzando su desfile triunfal.

PAREJAS

Una de las cosas que podemos elegir, en este gran puzle que es la vida, son las amistades

Jugando con las luces, las miradas, las emociones y la complicidad junto a mis amigos. 

Emparejados aun no siendo más que parejas de dos.